HOTELES EN MARRUECOS: Descuentos especiales...

Consejos

Viajar a Marruecos en Ramadán

Viajar a Marruecos en Ramadán

Viajar a Marruecos durante el Ramadán

El Ramadán es el mes sagrado de los musulmanes, durante el cual hacen ayuno desde que sale el sol hasta el ocaso. Sólo están exentos los enfermos, niños, viajeros y mujeres embarazadas.

Marruecos en Ramadán

Si viajamos a Marruecos en esas fechas, nos encontraremos un país parcialmente paralizado. La vida se hace más nocturna ya que los marroquíes salen poco de sus casas durante el día y no acuden al campo o a las playas. Es así porque no se limita este mes a la abstinencia de comer o beber, sino que es mes de recogimiento general, es decir,  de evitar todo lo que sea mala palabra, mal acto o mal pensamiento. Es un mes para practicar lecturas religiosas y ser generosos con los pobres.

Por las mañanas hay poca gente en la calle y la mayoría de las tiendas están cerradas. Por las tardes comienza a salir la población al mercado para preparar los alimentos que consumirán tras la ruptura del ayuno, básicamente sopa Harira, dulces y dátiles.


Intensa vida al atardecer

La actividad se hace muy intensa al atardecer cuando abren las panaderías y pastelerías, las calles se llenan de gente y de vehículos.
Con la puesta de sol, y tras un aviso general por las mezquitas o por el disparo de una salva, desaparece de las calles la mayoría de la población, que  se retira a sus domicilios para comer en familia y la ciudad queda vacía con calles fantasmas, sin coches ni peatones, algo que sin duda impresiona al viajero. Sólo veremos en la calle los transeúntes que rompen el ayuno en las cafeterías y a los empleados de las tiendas que lo realizan en sus establecimientos, que en muchos casos ofrecen la sopa y los dátiles a los turistas.

Cuando pasa una o dos horas, la ciudad se llena de personas que aprovechan la noche para pasear o comer algo en las cafeterías y restaurantes.

El final del Ramadán es el Aid Al Fitr, una de las fiestas más importantes del calendario anual.


Consejos para el turista durante el Ramadán

Podremos viajar en estas fechas perfectamente,  sólo que nos será difícil de desayunar o comer durante el día, salvo en establecimientos especializados en el turismo.
Podremos comprar alimentos y bebidas en las tiendas, pero por respeto a la población no se recomienda consumirlos en público.
Una buena idea es preparar la comida la noche anterior y consumirla durante el viaje por carretera o en la habitación del hotel. Por otra parte las noches en el centro de las ciudades serán un espectáculo de gente paseando y disfrutando de estas horas sin ayuno.
Como consejo evitar conducir la hora antes de la ruptura del ayuno, pues hay mucho tráfico y los conductores suelen ir con prisa para llegar a sus casas a la hora exacta.


¿Te ha gustado este reportaje?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.3 / 5. Recuento de votos: 47

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *